15 de marzo de 2012

Sede de la Concejalia de Urbanismo de Orense. Pablo Falcón Nóvoa

Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de visitar el Concello de Ourense de la mano de su autor Pablo Falcón Nóvoa, un interesante edificio que combina la tradición con las nuevas tecnologías en el campo de la madera y que hoy queremos compartir con vosotros.

El proyecto consiste en la recuperación del edificio histórico, cercano a la Iglesia de la Trinidad y diseñado en 1897 por D. Antonio Crespo para albergar oficinas y despachos y una ampliación que dialoga contrastando claramente con lo antiguo y que contiene las circulaciones, servicios generales e instalaciones.


"La estrategia proyectual parte de recuperar el volumen original del edificio histórico y complementarlo con un anexo, con el que establece una relación de diálogo, en la que se diferencian claramente lo nuevo y lo viejo.
Este diálogo se establece en un plano de igualdad, desde el respeto por lo antiguo, pero también desde el compromiso con la contemporaneidad, con la sostenibilidad y las soluciones constructivas y tecnológicas actuales."



El edificio original conserva sus muros de carga en piedra apoyando sobre ellos unos forjados de madera de la casa Oportune, configurados por piezas de madera de picea de 60mm de ancho y distintas alturas, _según la luz libre de los vanos_, encoladas entre sí y cubiertas superiormente por tablers OSB de 15mm. Esta especie de losa continua de madera consigue aligerar los pesos de forma que no son necesarios recalces en la antigua cimentación.



La imagen escalonada de dichos forjados, con terminación a base de pinturas, es reinterpretada en la ampliación mediante unos alistonados de irocco acabados al aceite que forman parte de los revestimientos de pared, barandillas, mobiliario, etcétera, imagen que a su vez es trasladada a la fachada, donde para evitar ver fijaciones y en aras de permitir la ventilación de la madera, se utilizaron unos paneles premontados en taller formados por listones de alerce siberiano, paneles que se cuelgan de unos perfiles de acero que permiten nivelar la fachada.


Las carpinterías del edificio histórico trataron de recuperarse en la medida de lo posible, realizando una réplica de aquellas que no pudieron reutilizarse con madera de cedro pintado; en la ampliación la carpintería exterior usa también el cedro pero con un acabado con lasur. También se recuperaron la escalera histórica y el zaguán.



 
"En el anexo nuevo, se realiza una estructura mixta de acero y hormigón, con carpinterías de madera en su color, fachadas de acero corten y vidrio, que dialogan y contrastan con las de piedra revocada con cal y madera pintada del edificio histórico."




Fotografía: Mark Ritchie
Planimetría: Pablo Falcón Nóvoa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada