9 de mayo de 2012

Centro infantil del mercado. César Rueda y Miquel Marine

 
Los arquitectos César Rueda y Miquel Marine han transformado un antiguo mercado de Alcañiz, Teruel, en un centro de ocio infantil con un interesante elemento de madera que conecta sus plantas y termina en un tobogán de madera.


En el gran espacio interior, dividido en tres naves por dos hileras de pilares, se incorpora un nuevo elemento independiente de la estructura y que conecta todos los espacios. Se trata de una piel continua de madera que genera nuevos niveles de ocupación y resuelve el paso entre ellos a la vez que crea nuevos espacios cerrados en las naves laterales sin afectar al espacio original del antiguo mercado y manteniendo todas las cualidades espaciales de éste.

 
La propuesta se ha ejecutado con técnicas constructivas en seco: estructura metálica y de madera laminada, cerramientos (entramado portante y revestimiento) de diferentes secciones de madera de conífera (pino Flandes, pino melis y abeto blanco), y placas de cartón yeso. El espesor y el acabado de este cerramiento varía según el espacio que envuelve; la textura exterior se consigue mediante la modulación de las diferentes secciones de madera y su colocación, paralela a la pared (en zonas de cerramiento opaco) o perpendicular a las aberturas (celosías).

 
En la gran sala del mercado, destinada a zona de juego infantil, el pavimento de caucho, de un color verde intenso, resistente e ideal para los niños es el contrapunto a la estructura de la sala y añade el toque alegre y divertido

 
En la parte central cuatro puertas pivotantes de madera de gran dimensión permiten conectar o aislar, según sea necesario, dos de las nuevas salas creadas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada