18 de junio de 2014

Construyendo en cartón


Es común pensar en el cartón como material de embalaje, sin embargo son muchos los artistas que trabajan con este material para otros fines. Hoy hablamos de su potencia en la arquitectura gracias a Shigeru Ban.

Entre su múltiples obras con cartón, el pabellón Odawara es un ejemplo de ello. Se trata de un pabellón de usos múltiples donde los espacios están envueltos por tubos de cartón con diferentes curvaturas y grosores _según necesidades de privacidad y resistencia_.


En este caso los tubos de cartón tienen 8 metros de altura y 530 mm de diámetro y 15 mm de grosor. Las juntas entre tubos presenta un sellado con cordón de vinilo de 50 mm de diámetro que se comprime hasta alcanzar 30 mm al insertarlo entre los tubos y que se convierten en entradas de luz.


La propuesta es una reinterpretación de la antigua casa antigua japonesa: intimidad, ligereza, luminosidad, materiales...


La cimentación está también formada por materiales reciclados, cajas de plástico que se estabilizan con sacos de arena separando el edificio de la humedad. Sobre las cajas se apoya un forjado de viguetas de madera.


La catedral Cardbord en Christchurch, construida con un sistema parecido, surge como una construcción con una vida útil de 50 años, dos años después del gran terremoto que sufrió dicha ciudad.


En este caso son 98 tubos de cartón del mismo tamaño y 8 contenedores de transporte de acero los que lo convierten en uno de los edificios más seguros a prueba de terremotos en Christchurch. Cada tubo de papel está recubierto con poliuretano retardante de la llama y resistente al agua.

Según Shigeru Ban: “the strength of the building has nothing to do with the strength of the material.” “Even concrete buildings can be destroyed by earthquakes very easily, but paper buildings cannot.”


Más compleja pero también de cartón es la estructura de Paper Dome. Tras la idea de crear un estudio cerrado que ofrezca la posibilidad al mismo tiempo de trabajar al aire libre, propone un espacio de 27 metros de largo por 23 de ancho con una altura máxima de 8 metros.


Ante la dificultad de obtener la forma curva con cartón, modula en segmentos de 1,8 x 0,9 m. El arriostramiento se consigue mediante el uso de madera contrachapada estructural. Cada panel es perforado por un círculo tan grande como es posible sin poner en peligro la integridad estructural, para conseguir la entrada de luz.

Y a escala menuda, Paper House. Las dimensiones exteriores de la vivienda quedan definidas por 110 tubos de cartón de 2,7 m de alto, 275 mm de diámetro y 148 mm de espesor. La vivienda se levanta sobre una plataforma apoyada en el terreno, la cual queda en vuelo en algunos puntos.


En este caso hasta mobiliario se resuelve con el mismo sistema de tubos de cartón de menor tamaño.


http://estructurasmemarlar.blogspot.com.es/2011/05/analisis-del-objeto-arquitectonico.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada