7 de octubre de 2014

Madera y hormigón visto


La escuela secundaria Moerike, en Göppingen, es obra del estudio de arquitectura Klumpp+Klumpp de Sttutgart.


El edificio, inspirado en la arquitectura de Bonatz, se reviste exteriormente con un ladrillo de color arena. Se trata de una edificación con una geometría muy racional, a la escala de los edificios residenciales de la zona, que contrasta con la plasticidad de sus espacios interiores.

Madera y hormigón conviven interiormente creando una variada colección de detalles en los encuentros de ambos materiales. 


Frente al gris de los pavimentos de linóleo y del hormigón de paredes y techos, los arquitectos eligen el tono dorado de la madera de roble en marcos de ventanas, puertas de aulas, pasamanos de escaleras... aportando calidez a los espacios. Éstos elementos de madera mejoran además la acústica del edificio en dichas zonas.



Los accesos a las aulas se configuran como pequeñas dilataciones en los pasillos. Las puertas de acceso se retranquean respecto a los revestimientos de jambas y dinteles también en madera de roble. La diferencia de materiales se marca con la propia llaga de separación madera-hormigón.


En todos los casos es notable el uso del sedoso acabado de la madera frente a la textura rugosa del hormigón, de forma que en ocasiones la primera envuelve al segundo en aras de suavizar el contacto directo del usuario con el edificio.


La luz natural penetra en los largos pasillos a través de las propias salas de estudio, que configuradas como cajas de roble abiertas al exterior, introducen en él fragmentos del entorno.

Entrada creada por Grupo GUBIA
Fotografía por Zooey Braun
Más información: http://www.dezeen.com/2012/05/30/morike-gymnasium-by-klumpp-klumpp/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada