17 de noviembre de 2014

Desdibujando los limites con madera


Este proyecto del estudio checo e-MRAK se sitúa en la ciudad de Pisek, en un prado ligeramente inclinado con el bosque al fondo. La etérea intervención, una caja de madera formada por finas escuadrias de madera que se corta por su diagonal, se confunde con el entorno haciéndose permeable con él. 


En su programa cuenta con la sede de administración del bosque, la vivienda para el controlador y un centro de información para las distintas rutas de senderismo que confluyen en este lugar. Dos escaleras laterales conducen además a un puesto de observación situado en el primer piso.


La humilde construcción, deja al descubierto su esqueleto y su piel, piezas de abeto y alerce unidas con piezas y pernos metálicos. La forma en que las capas exteriores se manifiestan dotan de encanto a los jardines lineales y toldos oblicuos que constituyen. Con cuatro plantas al norte, la piel superior desciende en el sentido el prado, de forma que lateralmente son visibles dos cuñas, dos lineas inclinadas que separan el bosque del prado, el mundo abierto y el mundo cerrado. 



Sin embargo el edificio es totalmente permeable, de forma que ambas esferas se funden convirtiéndose en la puerta de entrada al bosque, en una sombra dentro de él, en espacios que se acotan dentro del follaje, en un tránsito hacia el exterior. 




Su liviana construcción permitiría hacerla desaparecer sin dejar más huella que la base de hormigón sobre la que se asienta.



La estructura también está formada por varias capas, la caja de madera se complementa con una trama de madera que soporta toldos para el control solar.


Entrada creada por Grupo GUBIA
Más información: http://www.enviweb.cz/printclanek/les/85990/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada