7 de febrero de 2012

Refugio para patinadores de madera contrachapada


La propuesta de este estudio de arquitectura de Vancouver consiste en la agrupación de refugios que puedan acoger a la vez pequeños grupos de patinadores. De espaldas al viento, como los búfalos, parecen cobrar vida por la manera en que se emplazan, como protegiéndose los unos a los otros.  

Están compuestos por dobles capas de madera contrachapada flexible cortadas en patrones y ensambladas para formar una armadura de base triangular, cuerpo en forma de cuña y remate a modo de cresta.  


La yuxtaposición de dos refugios (primera unidad de agrupamiento) establece una relación formal a raíz de una rotación de 120 grados de uno con respecto del otro. La segunda unidad de agrupamiento estaría formada por tres refugios, rotados 90 grados con respecto al anterior. En ellos se quiere establecer una relación dinámica con el sol y el viento.  

 
Su crujir y balanceo y el suave movimiento provocado por el viento, las convierten en estructuras de apariencia viva y delicada. Flotan peligrosamente en la superficie helada de los ríos, como sacudiéndose la nieve que pueda adherirse a su superficie. Su naturaleza frágil quiere conseguir que los protegidos no pierdan la consciencia de la ferocidad, pero también belleza, del invierno de la pradera canadiense.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada