3 de agosto de 2012

Puertas de exterior en madera. Inspiración

Cualquier madera colocada al exterior sufre a lo largo de su vida útil los efectos del agua y el sol, dos de los principales fenómenos que contribuyen a la degradación de la misma y que a su vez generan movimientos de contracción y dilatación importantes en la madera.
Conocidos estos efectos, la elección del tipo de madera, el diseño y su acabado son las claves para conseguir una puerta de madera de exterior estable y que mantenga no sólo sus características mecánicas sino también estéticas a lo largo del tiempo.

Maderas tropicales como el iroko, el ipé o la teka son maderas con una gran durabilidad natural que resuelven además el posible ataque de insectos; lo cual no quiere decir que no puedan emplearse otras maderas frondosas o incluso coníferas, pero siempre con su tratamiento previo para su uso en ambiente exterior.

Four Corners Construction / Furman + Keil Architects

Respecto al diseño, han de tenerse en cuenta un par de aspectos: evitar la acumulación de agua que pueda contribuir a la pudrición de la madera (siendo en este sentido preferible el uso de piezas o duelas colocadas en vertical que en horizontal) y favorecer el movimiento natural de la madera para lo cual en el caso de puertas realizadas con una estructura interna y acabadas con duelas de madera maciza, es importante conocer los coeficientes de contracción y dilatación de la madera en cuestión para diseñar el tipo de machihembro entre las piezas y en el caso de puertas macizas han de usarse tableros alistonados encolados con cola de resorcina o tablas fresadas unidas entre sí por lambetas que permitan el movimiento.

Respecto al acabado de las puertas de madera de exterior lo más recomendable son los lasures, ya que su posterior mantenimiento es sencillo no requiriendo para volver a lasurar el lijado previo de la puerta sino simplemente una limpieza con agua a presión. Estos lasures pueden ser incoloros o incluir pigmentos que tiñen la madera, mientras más oscuro sea el pigmento mayor es el efecto de la fotodegradación.

Puerta de entrada a medida. Grupo Gubia


Alroy Hazak Architects / Grunsfeld Shafer Architects

No es recomendable el uso de barnices debido a que estos acaban resquebrajándose por efecto de los cambios de temperatura y además su mantenimiento requiere del lijado completo de la puerta antes de su nueva aplicación.

En el caso de puertas de madera de exterior lacadas en tonos lisos, es preferible no usar colores demasiado oscuros que sufran mayor deterioro e imprescindible el uso de lacas especiales.


Steven Hall Architects


Echauri Morales


ONGONG Architects

Cualquier medida adicional que sea tenida en cuenta a la hora del diseño, la orientación a la que esté colocada la puerta de entrada, un posible vuelo de protección, etc. contribuirá al mantenimiento futuro de la misma.

Association-Matharoo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada