11 de septiembre de 2012

Cómo dar forma a un revestimiento de madera y convertirlo en un mueble

 
Una mezcla entre revestimiento de pared y mueble a medida realizado a base de costillas de madera contrachapada de abedul convierte una pequeña habitación de una vivienda privada en Chelsea en un espacio de trabajo innovador y funcional.

El diseño incluye un escritorio, zonas de almacenamiento de libros y material de oficina así como un espacio para la impresora y la trituradora de papel. Además se estudia como ocultar todos los cables de ordenadores evitando así el desorden innecesario que estos generan en las zonas de trabajo.

 
A través del corte de los tableros contrachapados mediante un sistema de control numérico se consigue un diseño escultórico y dinámico a la vez que discreto, son los pliegues y curvas en la superficie de madera los que conforman todos los espacios requeridos en una oficina sin necesidad de añadidos. El único elemento que rompe la uniformidad del revestimiento son unas pequeñas piezas de la misma madera que se colocan transversalmente a las costillas conformando un sencillo mosaico que representa un mapa del mundo y que permite al propietario planificar sus viajes.

Las puertas de registro de los espacios que funcionan como armarios están integradas dentro del mismo revestimiento de costillas e iluminadas internamente mediante leds, de forma que cuando se encienden dan la sensación de cajas flotantes sobre la superficie de madera.



Más información: http://synthesis-dna.com/chelsea-workspace/  http://www.thecoolhunter.com.au/article/detail/2119/chelsea-workspace

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada