4 de julio de 2013

Castillo Garden. Aserradero, bananas y un parlamento de especialistas


Aserradero, bananas y un parlamento de especialistas. Así describe el arquitecto Ariel Jacubovich  la rehabilitación de este apartamento en el barrio de Chacarita en Buenos Aires, donde plantea un proceso de transformación de un lugar inhabitado en uno que incorpora las expectativas y modos de vida de sus futuros habitantes. Aserradero y bananas por los anteriores usos que se dieron aquí en el pasado, y parlamento de especialistas porque el proyecto es fruto de la colaboración de expertos en diferentes ámbitos. El resultado final es un interior muy particular, un collage de materiales, volúmenes, ideas y experiencias diferentes.


El lugar ubicado en la planta baja de un edificio en esquina de principio de siglo XX contaba un sótano inundable y una altura considerable como para incorporar entreplantas. La nueva propietaria y su hijo plantearon el encargo como una oportunidad para imaginarse la relación entre la futura construcción y las posibilidades de nuevas dinámicas domésticas. Así, el proceso se planteó como una investigación sobre afinidades de estilos, dinámicas de circulación y encuentro de los habitantes. 

El proceso de producción estuvo determinado por los roles que fueron adoptando cada uno de los actores involucrados a lo largo del proyecto y la construcción. La posición del arquitecto como redactor de proyectos fue derivando hacia una más cercana a la del mediador, regulando y administrando las interacciones entre diferentes actores, recursos, y propuestas. Durante el proceso se fueron incorporando especialistas que aportaban desde lo específico y afectaban a lo general. Desde un experto en las dinámica y costumbres de sus futuros habitantes, hasta un especialista en filtraciones en sótanos, pasando por asesores en proyección de sombras, expertos en el uso del color o aportantes de trayectorias artísticas propias traducidas en expresiones construidas. El proceso transcurría como en un foro, donde las consultas, diálogos y definiciones se incorporaban al proyecto. 

También las cosas participaron de este parlamento, especialmente las que se relacionaban con el antiguo uso del apartamento que hasta los años 60 funcionaba como maduradero de bananas en el sótano y posteriormente como comercio y almacén de maderas. Hasta el comienzo de las obras permanecían existentes las huellas de dichos usos, como pintadas con las ofertas de las distintas maderas en las paredes, o las cañerías de gas para calentar las bananas en el sótano. La propuesta incorporó como figura y material estas cosas encontradas, influyendo en la forma de la intervención y la manera de organizar la construcción.



Más información: http://www.arieljacubovich.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada