10 de septiembre de 2013

Vivienda en unos antiguos establos del siglo XVIII

Esta espaciosa casa, situada en una monumental edificación anexa a unos establos del siglo XVIII, recupera la antigua estructura de madera y la mezcla con un interior contemporáneo y luminoso. Además de en dicha estructura, la madera aparece también en otros elementos como suelos, revestimientos de pared, muebles y en la nueva escalera central.

Conectando la sala de estar y la cocina se sitúa una nueva escalera como uno de las adiciones modernas del interior. Debido a su posición central en la vivienda, la escalera se convierte en uno de los elementos principales y define el eje principal de la casa, reforzado además por la luz natural que cae desde el techo sobre la nueva cocina. El revestimiento exterior de la escalera es de estuco blanco mientras que para forrar el interior y los peldaños se ha escogido una tarima de madera maciza de roble.


Como revestimiento para el suelo se elige también la tarima de roble. La elección de esta madera resulta apropiada tanto en los espacios con una decoración más moderna como en otros como la sala de estar de planta alta, donde el ambiente es más algo más rústico aunque no por ello menos elegante y contemporáneo. Además, permite que toda la atención se centre en la antigua estructura de madera.

En las habitaciones, los revestimientos de madera de las paredes se pintan de blanco generando espacios tranquilos y luminosos.


Fotografías: Stijn PoelstraMás información: http://www.zecc.nl/ http://www.archdaily.com/357880/house-breukelen-zecc-architects/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada