15 de mayo de 2014

Madera e instrumentos musicales


Esta foto forma parte de la impresionante campaña publicitaria llevada a cabo por la compañía fotográfica Mierswa Kluska _dirigida por Bjoern Ewers _ para la orquesta filarmónica de Berlin.


Nos ha trasladado a nuestra infancia, a cuentos como "Los viajes de Gulliver", los instrumentos parece que fueran gigantescos por dentro y es que, cada imagen es una fotografía macro tomada desde el interior de instrumentos musicales como el violín, el chelo, una flauta o incluso un órgano de tubos.


Estas imágenes nos han hecho pensar en el material con el que muchos de ellos están fabricados, las maderas para instrumentos musicales, conocidas como tonewood, por sus reconocidas cualidades sonoras y a las cuales hoy queremos dedicar esta entrada. 

La madera elegida por un luthier para la confección de un instrumento es seleccionada por las cualidades particulares de su vibración, ya que es lo que confiere la singularidad del sonido y por tanto la acústica del instrumento. Sin embargo no todas las partes de un instrumento musical se componen de la misma especie de madera; características como dureza o facilidad de manipulación son las que dominan a la hora de confeccionar aquellas partes que no producen tono.


La variedad de maderas es muy amplia. Si las clasificamos por su dureza podemos hablar de: 

- maderas duras, de gran densidad, son las que se usan en piezas que deben soportar esfuerzos tanto en tensión como en desgaste: diapasones, cordales, algunos puentes... Entre ellas: bloodwood _para fondos y aros de guitarra _, boj _para instrumentos de viento _, ébano, granadillo, palo, mongoy. samanguilla, pau ferro, pequia, sapelly.
- maderas semiduras, de menor densidad, usadas para piezas que deben soportar esfuerzos de tensión y tener buena transmisión de vibraciones: mástiles, cuerpos de algunos instrumentos eléctricos. Dentro de este grupo están el arce, la bubinga _para instrumentos de viento y percusión _, hickory, koa, nogal americano y europeo, palo, sicómoro, sonokeling, wengué.
- maderas blandas, las más livianas y que más fácilmente absorben humedad. Se usan principalmente para tapa armónica de instrumentos de cuerda y en cuerpos de instrumentos eléctricos. Pertenecen a este grupo el abeto alemán _con cualidades sonoras muy valoradas _, abeto engelmann, abeto sitka , la caoba, cedro amarillo, cedro rojo _muy preciada para guitarras clásicas y acústicas_, ciprés, samanguill.


Pero no sólo la elección de la madera en base a su dureza es importante, la estabilidad de una madera y el tipo de corte de la misma serán fundamentales a la hora de su comportamiento frente a la humedad.

Más información: http://antidepresivo.net/2012/03/16/fotos-tomadas-dentro-de-instrumentos-musicales/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada