11 de abril de 2016

Estructura y tejuelas de madera unidas por el culto


¿Os habéis parado a pensar en las connotaciones que ha de transmitir la madera en un lugar de culto para que sean tantas las capillas que emplean este material como estructura, como revestimiento interior y/o exterior o incluso como pinceladas en su mobiliario?


Hoy os hablamos de la Iglesia de Tarnów, un pequeño pueblo de Polonia, construida íntegramente en madera. El edificio, aún financiado por un famoso escritor de la zona, se configura como un lugar de encuentro espiritual para la población de la localidad, un volumen limpio y puro en el que su estructura y revestimiento interior de abeto y el revestimiento exterior realizado con pequeñas tejuelas de madera, se funden en un ejemplo magistral de simplicidad.

Sólo una pared de cristal, al fondo del altar, rompe el silencio interior del material para fundir la paz interior del lugar con la paz exterior del río y el horizonte. 


Exteriormente el recubrimiento de madera que cubre las fachadas de la edificación se extiende hacia la cumbrera de una empinada cubierta inclinada a dos aguas dando lugar a un contundente y limpio volumen. Las mismas tejuelas revisten las puertas de acceso al templo, puertas que cerradas se funden con el revestimiento de fachada pero que al abrirse dejan fluir el espacio interior hacia el horizonte a través del ventanal del fondo. 


La construcción fue llevada a cabo por trabajadores de la zona por lo que la tecnología elegida por los arquitectos de Betón, es sencilla y tradicional pero no por ello menos bella. El “menos es mas” de Mies es llevado al extremo aquí, una construcción que carece de detalles y ornamentos, una construcción sostenible construida íntegramente con madera del lugar 

¿No os apetece pasar a su interior y sentarse a orar un rato?

Más info aquí.

Entrada creada por Grupo Gubia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada