20 de marzo de 2014

Vestidores a medida

Los vestidores son el sueño de cualquier amante de la moda, las tendencias y el orden; y un lugar realmente útil donde guardar toda nuestra ropa y complementos de forma ordenada y a la vista. Con este post queremos mostraros algunos diseños de vestidores a medida que nos han parecido interesantes y daros algunas claves en cuanto a su organización, materiales y diseño que os puedan servir de ayuda o inspiración.

Habitualmente los vestidores se sitúan en una estancia de la casa independiente del resto, sin embargo, son muchas las personas que no cuentan con espacio suficiente en su vivienda y no por ello quieren renunciar a contar con un vestidor. Es por eso cada vez más habitual adaptar pequeños rincones o zonas de paso como vestidores o incluso encontrarlos integrados en espacios como el baño.

Además del diseño, los materiales y los acabados, es importante elegir una distribución funcional que nos permita aprovechar al máximo el espacio disponible. Para ello, lo fundamental al principio es tener claro que prendas usamos más (trajes, jerséis, camisas, vestidos, abrigos...) y en función de eso dedicar más o menos espacio del vestidor a zonas para este tipo de ropa. Por otro lado, la forma y el tamaño de la habitación también es importante. En estancias cuadradas o rectangulares las distribuciones más idóneas suelen ser en paralelo o en L; si el espacio es muy reducido lo mejor es colocar toda la zona de armarios en una única pared y si por el contrario contamos con una habitación amplia podemos diseñar un vestidor en U que nos permita aprovechar al máximo todo el interior de la misma.

DISTRIBUCIÓN INTERIOR

Centrándonos en la distribución interior, lo más habitual quizás sea destinar algo más de la mitad de la superficie a prendas colgadas y el resto a baldas y cajoneras, aunque como decíamos antes, todo depende de cada persona pues no es lo mismo alguien que viste habitualmente de traje de chaqueta y que necesitará mucho mas espacio para ropa de colgar que alguien que viste de sport  y que usa a diario jerséis y camisetas.

En la parte superior de la zona de almacenaje se suelen colocar maleteros para guardar mantas, ropa de cama o ropa de otras temporadas, ya que es la zona menos accesible. Con unos 40 cm de altura aproximadamente tendremos suficiente para este espacio. En la zona central se suele colocar la ropa que nos ponemos habitualmente, en este espacio podemos colocar tanto módulos con barras para colgar como módulos con estantes para ropa doblada y puede tener unos 120 cm de altura.Y por último en la parte inferior lo habitual es colocar zapateros o cajoneras. Lo mejor siempre es intentar adaptar la gran mayoría de dimensiones a medidas estandarizadas (30,60,120cm... pues los tableros suelen medir 244x122 cm) para tener el mayor aprovechamiento de material posible.


Cajones y estantes. Son la mejor forma de guardar la ropa plegada y los complementos. Lo ideal es que cada cajón mida entre 35 y 45 cm de alto aunque pueden fabricarse más estrechos para guardar objetos pequeños como corbatas, fulares o bisutería.


Barras de colgar. Debemos distinguir entre el espacio dedicado a colgar prendas cortas y prendas largas. La altura de las barras para prendas cortas es de unos 90 cm mientras que la de prendas largas es aproximadamente 150 cm. Existen barras extraibles que nos ayudan a acceder más facilmente a algunas prendas y otras dedicadas exclusivamente a colgar pantalones.


Zapateros. Son muchas las formas en que podemos almacenar los zapatos. Lo mejor es intentar separarlos de la ropa todo lo que se pueda para evitar malos olores. Es muy común utilizar la parte de abajo de los vestidores para colocar los zapatos, aunque si contamos con un gran número lo mejor es dedicar una parte del espacio sólo para ellos mediante la colocación de baldas rectas o inclinadas.



Complementos. También hay que dedicar espacio para ordenar los objetos más pequeños. Los cajones separadores y las pequeñas cajas y joyeros son de gran utilidad. Una buena forma de colocar los pañuelos o collares largos es colgando unas barras longitudinales en la pared, de esta forma los foulares no se arrugan tanto y los collares no se enredan unos con otros.



Otros elementos. Si el espacio te lo permite, siempre es bueno contar en el vestidor con otros elementos como una pequeña banqueta o sillón, un perchero o incluso un mueble auxiliar que funcione como tocador; y por supuesto no podemos olvidarnos de colocar un espejo.

MATERIALES 

Materiales. Al igual que los armarios u otros muebles a medida, los materiales más usados para su fabricación son los tableros de MDF lacados o rechapados en madera natural barnizados y los tableros de partículas acabados en melamina, pudiendo realizar todo el vestidor en único material o combinar varios de ellos.

Los vestidores llamados "aéreos", combinan las baldas y cajones de madera con una estructura vertical metálica sobre la que se suspenden.

En función de la decoración de nuestra vivienda, el tamaño de la habitación o la imagen que queramos conseguir con el vestidor, este puede llevar o no una trasera del mismo u otro acabado que el resto de elementos.

Aunque no es muy común utilizar puertas para cerrar las zonas de almacenamiento de un vestidor, también podemos encontrarnos con este tipo de diseño, sobre todo cuando estos se encuentran integrados con otra habitación o cuando se quiere conseguir una imagen más limpia del espacio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada