24 de abril de 2014

Una sala de lectura hecha a medida


El estudio de arquitectura Finne Arquitectos lleva a cabo la ampliación de la Iglesia Cristiana de Issaquah, en Washington, consistente en una sala de lectura llena de detalles en madera.

Para ello ha transformado un bungalow de 1905 en un espacio lleno de luz natural, un espacio que incita a la lectura y el recogimiento personal, a la vez que aporta una expresión más moderna y actual a la Iglesia.


La madera es el material predominante en dicha ampliación; vigas laminadas de abeto Douglas conforman la estructura de la cubierta a dos aguas del edificio, una cubierta en la que sobresalen simétricamente dos volúmenes cuya inclinación se invierte introduciendo unos grandes ventanales que bañan de luz el interior del edificio. Exteriormente el volumen se reviste con lamas horizontales de madera, que contrastan con los grandes huecos acristalados. 


El nuevo espacio es un lugar diáfano, cálido y acogedor, en el que el mobiliario realizado a medida, lo convierte en un espacio único. Toda la pared norte está compuesta por vidrio tratado al ácido, sobre ella una singular estantería flotante de madera de sapelly se superpone aportando dinamismo a tan sereno y regular frente.

Las mesas de lectura son un auténtico trabajo de artesania, una tabla de madera de sapelly se apoya sobre unas finas patas rectangulares de bronce tallado, que doblan a ras de la superficie de trabajo creando una hermosa yuxtaposición de madera y metal. 


La chimenea existente también ha sido renovada. La piedra se corta a una determinada altura para incorporar una pieza metálica oscura que alberga una balda realizada con madera


La única partición existente es una original pared formada por grandes piezas de basalto aserrado de 8 m de altura que introduce un delicado juego de luces y sombras. Un juego similar reproduce la propia puerta de entrada donde los montantes verticales de madera se combinan con tiras de vidrio transparentes y translúcidos


Una lámina de agua refleja el edificio sobre su superficie, creando un estrecho diálogo entre pasado y presente. 


La sala de lectura ha sido concebida siguiendo criterios de sostenibilidad: reciclaje de la estructura existente, materiales con bajo consumo de energía, valores de aislamiento con un 30-40% superior al exigido, iluminación y ventilación naturales, bomba de calor de alta eficiencia, pinturas y tintes de bajo VOC... así como una atención al detalle artesanal que aportan durabilidad al conjunto.

Más información: http://www.finne.com/places/reading_room.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada