9 de junio de 2014

Jugando con madera


Si hacemos memoria, todos podemos recordar los juguetes de madera que tanto divertían a los niños del siglo pasado. En la actualidad, se ha dado un paso más, ya no son solo juguetes de madera de pocos centímetros los que ocupan sus manos. Ahora son los más pequeños, los que ocupan esos juguetes de madera convertidos en auténticos espacios arquitectónicos.

Un ejemplo de esto es OUTDOOR FIREPLACE, diseñado por Haugen/Zohar Arkitekter. Se trata de un lugar de encuentro al aire libre donde los niños pueden reunirse en torno al juego y contar historias. Este espacio está inspirado en las cabañas tradicionales, en la vida en ellas y en las fogatas organizadas en torno a las mismas.


Outdoor Fireplace está compuesta por un total de 80 círculos colocados sobre una base sólida en la que se prevé una disminución del grosor en la parte central prevista para organizar pequeñas fogatas controladas. La construcción se desarrolla disponiendo hiladas de anillos circulares excéntricos entre sí. Cada círculo está constituido por 28 piezas de madera de pino de 37 por 76 mm colocadas, dejando aperturas entre ellas de diferentes tamaños conseguidas mediante la disposición de separadores de roble de 9 por 20 mm.



Mediante la disposición de estas aperturas se pretende conseguir la ventilación natural mediante efecto chimenea, y en cuanto a la iluminación cumplir un doble papel, iluminar el interior durante el día y el exterior durante la noche.


Otro ejemplo puede ser PIXY HALL, diseñado por Moriyuki Ochiai Architects. Esta propuesta a diferencia de la anterior, se trata de la creación de un espacio de juegos de niños que se adapta a tu interior. Mediante la disposición de unas piezas fijas y otras móviles se da la posibilidad al niño de modificar el espacio, de crear su propio lugar de juego.


Los elementos fijos están constituidos por un contrachapado de abedul pintado en blanco en algunas zonas y quedando en crudo en otras mediante el difuminado de la pintura. Las piezas prismáticas son de MDF lacadas en colores llamativos.


Un último ejemplo es Paso a paso, de Office of McFarlane Biggar Architects + Designers Inc. Se trata de dos elementos en altura constituidos por tablas de madera de abeto de 5,08 por 7,62 cm puestas verticalmente en torno a otras a modo de anillo colocadas de forma horizontal que atan a las verticales.

Los dos elementos verticales quedan conectados por una malla de cuerda en color rojo para dar al niño la posibilidad de pasar de una zona a otra sin pisar el suelo.


Se van originando en el interior una serie de recorridos a través de la disposición de elementos de MDF lacados en color rojo con aperturas justas para el paso del niño. A través de la alternancia de pasos de menores y mayores dimensiones, se consigue crear recorridos que sorprenden a los niños.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada