26 de junio de 2015

Estructura en madera de cerezo realizada con técnicas de carpintería japonesas


Como amantes y especialistas en madera queremos destacar uno de los diseños que más nos han impresionado este año en la Feria del Mueble de Milán. En esta edición, entre otros muchos diseños del más alto nivel, un esqueleto de madera de cerezo estadounidense de casi 4 metros de diámetro y la misma altura - con nombre Rotunda Serotina - se ha expuesto en la feria para repartir galletas saladas de forma gratuita elaboradas por un café local. El estudio de arquitectura y diseño sueco/danés Kolman Boye ha sido el encargado de idear y levantar la instalación con el apoyo y la colaboración, entre otros, de la American Hardwood Export Council



Cada una de las estanterías de Rotunda contiene filas llenas de bandejas, también de madera de cerezo. En total 526 que los visitantes pudieron llevarse de recuerdo. El proyecto está inspirado en las antiguas tiendas de ultramarinos y en las estructuras óseas, los esqueletos, y se ha desarrollado aplicando uniones de espiga cuadrada como parte de una técnica de carpintería japonesa tradicional que, además, les ha llevado a realizar cientos de orificios cuadrados. 


Para levantar la estructura se han fabricado 3.084 piezas independientes, conectadas entre sí mediante 1.008 uniones. A ese esqueleto de Rotunda se le han añadido, después, los cientos de bandejas creando una capa superficial a modo de piel y ensamblando el conjunto sin usar clavos, ni tornillos ni ningún tipo de adhesivo.

El acceso a todas las estanterías lo facilita una única escalera que se desplaza de forma perimetral por la estructura cilíndrica.  



Además del funcionamiento y la utilidad de Rotunda, el color rosado pálido y la apariencia porosa de la madera de su cuerpo llaman altamente la atención. Es el ejemplo claro de que una especie como el cerezo estadounidense -que se regenera de manera natural y que crece en los estados de Pennsylvania, Nueva York y Virginia- no tiene por qué estar siempre asociada a un tono rojizo y lacado. 


En definitiva, que una obra de ebanistería como esta -en la que la pericia, buen hacer y las más cuidadas técnicas de carpintería se han puesto en marcha- merece ser admirada y estudiada en profundidad, ¿no os parece?

(Fotos © Giovanni Nardi. Vía y vía)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada