17 de julio de 2015

Una taza de diseño japonés abrazada por una lama de madera de cedro


"Hori Cup" es una taza de dos piezas de diseño japonés creada por Tomoya Nasuda. En ella se aúnan dos de las técnicas artesanales más antiguas del país nipón que se remontan al sigo XVIII. 


Por un lado, el trabajo en un tipo de porcelana de alta calidad, llamada "Hasami Yaki", con la que se da forma al recipiente en sí; y, por otro, la técnica de la flexión manual de finas lamas de madera de cedro, llamada "Hakata Magemono", hasta configurar y alcanzar la forma deseada. En este caso, utilizada para crear la funda por la que se agarra la pieza.   


Con esta milenaria forma de trabajar la madera se llevan creando en el país -desde hace unos 400 años- los tradicionales platos y recipientes para servir el sushi, además de -como vemos en este caso- cualquier otro tipo de pieza o elemento de diseño, también a día de hoy. Todas tienen, eso sí, una misma cosa en común: se trabajan a través de una única pieza de madera que se va moldeando de forma individual y a mano y que no requiere de ningún tipo de sujeción metálica extra. 



Cada producto final tiene su propio sabor, su propio color y textura... además de una resistencia y durabilidad únicas. Los elementos de madera elaborados a través de esta técnica pueden durar incluso cuatro o cinco décadas en buen estado. 



Además, en la taza "Hori Cup", el simbolismo del agarrador en madera de cedro es todavía mayor, ya que ha sido configurado para emular a una de las prendas de ropa más características de Japón: las capas llamadas "Hori", que visten casi con un abrazo al que se las pone. Con ese mismo movimiento, gesto, es con el que se coloca cada lama de cedro sobre la porcelana ligera y delgada de la taza. 



De esta forma, Nasuda ha logrado resaltar la belleza de una pieza tan cotidiana y de uso diario como una taza, convirtiéndola en un auténtico legado del pasado, además de en un digno ejemplo para el diseño más presente. (Vía

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada