16 de julio de 2016

Un rompecabezas de madera



Un rompecabezas de madera... así parece estar concebida esta guardería que rompe con la tipología constructiva de Cassarate, un barrio de Lugano, formada por bloques de apartamentos de 3 a 8 plantas. Una retícula formada por 46 módulos trapezoidales de madera se agrupan creando una nueva concepción del espacio, "una pequeña ciudad dentro de la ciudad".


Esta guardería infantil, proyectada por Bruno Fioretti Marquez, pretende articular el espacio existente entre la compacta ciudad y el entorno abierto perimetral, generando un complejo que se convierte en transición entre ambos y recuerda la antigua utopía de ciudad Jardín. Los módulos de madera se agregan entre sí como si de un tablero de ajedrez se tratara, alternando los llenos-vacíos, aportando permeabilidad a la zona y dotando a los espacios de un carácter singular.


La madera juega un papel fundamental en todo el proyecto. La estructura, prefabricada en taller, está realizada con tableros de madera contralaminada, siendo vigas laminadas de abeto de 60x400mm, tratadas en blanco, las que cubren los distintos espacios del módulo. Exteriormente cada elemento se cubre con un entablado vertical de álamo termotratado y en cubierta una retícula del mismo material en color ceniza crea una maravillosa quinta fachada al edificio, una fachada plegada por las distintas inclinaciones de cubierta.  
Todo el edificio se sustenta sobre una base de hormigón que alberga las salas de máquinas. Esta base masiva crea una masa térmica que aporta un alto rendimiento a la construcción con madera.


Interiormente el edificio incorpora un limpio mobiliario a medida  y una singular carpintería que se integra  ala perfección con el resto de la construcción.


Según Loris Malaguzzi “El aula de infantil debiera ser una especie de acuario transparente donde se reflejaran las ideas, las actitudes y las personas”, y estas aulas son un ejemplo de ello.

Entrada creada por Grupo GUBIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada