1 de diciembre de 2016

Cerchas de cordones paralelos en la Iglesia del Redentor


Hoy nos paramos en otro de los clásicos, el estudio de MBM fundado por Oriol Bohigas y Josep Martorell en 1951 y al que once años después se sumaría David Mackay. Este es uno de sus primeros proyectos, una de esas obras que no han sido publicadas y de las que poco se conoce. Tuvimos la ocasión de leer sobre ella en el fantástico blog HIC Arquitectura y rápidamente pensamos en vosotros. 

Se trata de una pequeña iglesia construida hace casi 50 años y proyectada hace 60, pero completamente contemporanea por el empleo, cada vez más en boga, de técnicas tradicionales y materiales naturales.

El edificio, una construcción baja a dos aguas que completa un complejo parroquial ya existente, se articula con el paisaje urbano de Barcelona en el que se asienta, retranqueandose de las alineaciones existentes mediante la creación de un patio de acceso.


El sencillo y austero volumen exterior de ladrillo contrasta con la riqueza espacial interior y la calidez que le aporta el uso de la madera. Las estudiadas franjas de luz, que recorren la cubierta en su cumbre y apoyos laterales, consiguen hacer levitar una estructura de madera de gran belleza. Dos cerchas de cordones paralelos colocadas a dos aguas, que se articulan en su clave mediante uniones metálicas y se tensan en la unión de los cordones inferiores mediante cables de acero delicadamente estudiados.


El espacio entre cerchas se cubre con listones de madera dispuestos en dirección paralela a ellas, colocados de canto y dejando entre ellos cierta separación. La forma en que la luz penetra por ellos a través del lucernario cenital acentúa la direccionalidad marcada con la propia estructura hacia la imagen de Cristo, convirtiéndose a ciertas horas del día en un halo de luz que ilumina la imagen. 



El peso de la cubierta es transmitido a cimentación a través de pilares, también de madera, aislados del cerramiento de ladrillo. 



Ese entrevigado de listones se repite como recurso en el techo que reviste el esapcio más acotado de la entrada, plegándose para dar forma a la puerta y cerramiento de entrada.

El proyecto posee una fuerza conceptual y formal en el que la madera juega un importante papel. Las reminiscencias a tipologías eclesiales mezcladas con formas tradicionales industriales se suavizan por la calidez que aoporta la madera en su construcción. 

Fotografía: Joan Massagué
Fotografía històrica: Eugeni Bofill

Más info aquí
Entrada creada por Grupo GUBIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada