9 de noviembre de 2016

Cómo elegir un suelo de madera


Hace ya algún tiempo os hablamos sobre los tres tipos básicos de suelos de madera existentes en el mercado que podéis elegir para vuestra casa, diferenciando las características de cada uno de ellos. Hoy volvemos para centrarnos en las tarimas de madera maciza y los aspectos que debemos tener en cuenta en su elección.

La elección de la especie de madera es una decisión no solamente estética. Suelen emplearse maderas claras _ arce, eucalipto, haya blanca_ para dar sensación de amplitud a las estancias, maderas de tonos cálidos _ cumarú, iroco, bambú _  para hacer los espacios más acogedores y maderas oscuras _ _ wengué, sucupira, jatoba_ para zonas más elegantes y sobrias. No obstante hay otros factores decisivos a la hora de decantarnos por unas maderas u otras como son:

La dureza de la madera. Este factor que mide la resistencia del material a ser marcada por un objeto es fundamental en un elemento que continuamente pisamos y sobre el que hacemos la vida. Podéis consultar la dureza de distintas especies aquí.


El coeficiente de contracción volumétrica. Por su carácter higroscópico, la madera tiende a igualar su contenido de humedad con la humedad relativa del medio, absorbiendo humedad o cediéndola, por lo que este coeficiente influye de una forma decisiva en la hinchazón o merma de una madera. Podemos hablar de maderas muy nerviosas, que generalmente son las más duras, las tropicales, y de maderas más estables, las menos densas, siendo las primeras más sensibles a las variaciones de humedad y comportándose mejor las segundas en ambientes de alta humedad relativa.

La colocación de maderas nerviosas en estos ambientes requieren de un profundo conocimiento del material y ha de hacerla personal especializado capaz de tomar al respecto las precauciones necesarias, elegir el sistema de instalación adecuado, respetar las holguras requeridas...


Formato de las tablas. Debe existir un equilibrio entre el ancho y el espesor de las tablas para evitar el atejamiento del material, aspecto en el que será decisivo el tipo de corte de la madera, _los despieces radiales presentan siempre mayor resistencia a ello que los cortes tangenciales_. Son formatos habituales en el mercado 90x15mm, 120/140x19mm, 180x22mm, tratándose generalmente de largos de tablas variables, que pueden ir desde 500/600mm a 1800/2500mm.

Sistema de instalación. Las tarimas de madera maciza admiten tres tipos diferentes de sistemas de fijación: clavadas sobre rastreles, flotantes o bien encoladas a la base. 


Recomendamos la instalación clavada para grandes formatos de tablas y maderas nerviosas ya que es el sistema que mejor resiste los movimientos de la madera. Aquí las piezas de madera están encajadas entre sí por sus ranuras y lengüetas y se fijan mediante clavos a una serie de rastreles de madera inferiores, _generalmente de pino_ que son los que nivelan la superficie. Es el sistema de instalación más tradicional. 

Este tipo de instalación conlleva una pérdida de altura libre de unos 5cm por lo que en reformas de viviendas suele colocarse el pavimento directamente sobre la base, mediante un sistema de instalación flotante sobre un film inferior de polietileno expandido _que aporta aislamiento térmico y acústico_ o bien encolado directamente a la base.


Actualmente el acabado con barniz de fábrica que traen muchas tarimas de madera maciza favorece la instalación de este tipo de material flotante, siempre y cuando las tablas no sean excesivamente anchas. Con este sistema las tablas quedan unidas en su unión ranura-lengüeta mediante adhesivo de forma que el movimiento de cada tabla se transmite a la siguiente como si de un único elemento se tratara. El fallo en un punto se transmitirá al conjunto de la instalación.

En el caso de las instalaciones encoladas, cada tabla queda adherida al soporte por independiente mediante colas de distinta naturaleza. Es un sistema algo más complejo que requiere mano de obra mucho más especializada pero con él se garantiza que los movimientos de cada tabla sean unitarios. Es el sistema recomendado en zonas húmedas _baños y cocinas_ así como sobre suelos radiantes


Esperamos que esta información os haya servido para conocer qué aspectos debéis tener en cuenta a la hora de decidir que tarima maciza colocar en vuestra vivienda, no obstante recordad siempre que desde Grupo Gubia estaremos encantados de prestaros asesoramiento ante cualquier consulta.

Más info aquí.
Entrada creada por Grupo Gubia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada